Deporte y relaciones sociales, la clave de la felicidad

Publicado: 17 enero, 2016 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

Hace unos días leía una entrevista a Garbiñe Muguruza. Tengo que confesar que me costó acabar de leerla, ya que la mayor parte de la entrevista se centraba en quién diseña sus modelos de ropa, su excelente figura, sus tratamientos de belleza etc. Sin embargo, sí que hubo un extracto de la entrevista que me llamó la atención, concretamente cuando le preguntaron sobre qué hace en su tiempo libre. Ésta fue su respuesta:

“Los tenistas somos muy difíciles para hacer amigos, somos muy competitivos y estamos todo el tiempo de gira. Y también es muy difícil hacer amistades entre otras tenistas porque al día siguiente vamos a competir. Los chicos es distinto, pero las chicas… nos odiamos todas. Literal. Y las que digan lo contrario mienten”

Es evidente que en un contexto competitivo, en el que la mayoría de las semanas del año convives con las mismas personas, es normal que existan tiranteces o no te lleves bien con todo el mundo, pero de ahí a afirmar que todas las chicas del circuito se odian entre ellas creo que da que pensar. Además, como ella dice, la mayoría del tiempo están de gira de torneos, por lo que es difícil mantener contacto con amigos y familia, lo que supone que las relaciones personales sean escasas y de mala calidad.

Si esto es realmente cierto, ¿se puede llevar una buena vida y ser feliz con tan deficientes relaciones sociales? La respuesta parece fácil, muchos de estos deportistas son jóvenes, ricos, famosos y tienen su vida prácticamente solucionada, aunque sus relaciones sociales no sean del todo buenas ¿Cómo no van a ser felices y tener una buena vida?

Pues bien, ayer mismo estuve escuchando una charla de Robert Waldinger, psiquiatra y profesor en la Universidad de Harvard. Al principio de la charla Waldinger habla precisamente de que en una encuesta reciente, les preguntaron a chicos y chicas jóvenes sobre cuáles eran sus metas más importantes en la vida. Más del 80 % dijo que una meta importante para ellos era hacerse ricos, y otro 50 % que otra meta importante para ellos era ser famosos. Waldinger es el actual director del que, probablemente, sea el estudio más largo e importante sobre qué hace a la gente feliz y saludable. Durante 75 años, han estudiado la vida de 724 hombres de diferentes clases sociales, año tras año, preguntándoles sobre su trabajo, su vida familiar y su salud, revisando sus historiales clínicos, realizándoles escáneres cerebrales, entrevistando a familiares etc.

Muguruza forehand.jpg

Tras analizar toda la información obtenida durante estos 75 años los resultados que han obtenido indican que la felicidad y tener una vida satisfactoria no tiene nada que ver con la riqueza, la fama, ni con trabajar mucho. Lo que nos hace más felices y saludables son LAS BUENAS RELACIONES. Concretamente, Waldinger habla de tres aspectos sobre las relaciones:

1.- Las conexiones sociales nos hacen bien, y la soledad mata

Las personas con más vínculos sociales con la familia, los amigos y la sociedad, son más felices, más sanos y viven más que las personas que tienen menos vínculos. En cambio, las personas que están más aisladas de lo que quisieran, son menos felices, son más susceptibles a recaídas de salud, sus funciones cerebrales decaen más precipitadamente y viven menos que las personas que no están solas.

2.- En las relaciones, es más importante la calidad que la cantidad

Las personas de mediana edad más satisfechas en sus relaciones, fueron las más saludables a los 80 años. Además, el tener las relaciones cercanas tuvo un gran impacto a la hora de mitigar problemas de salud. Las personas que en su vejez tenían una vida de pareja feliz, a pesar de tener dolores físicos, seguían de buen humor, en cambio, las que no tenían relaciones felices, el dolor físico se veía magnificado por el dolor emocional.

3.- Las buenas relaciones no solo protegen el cuerpo, también el cerebro.

Las personas que sentían que tenían a alguien con quién contar si lo necesitaban, mantuvieron sus recuerdos más nítidos en el tiempo, en cambio, aquellas personas que no tenían a nadie, perdieron antes la memoria.

A la hora de ser feliz y tener una vida satisfactoria, parece que lo de ser rico, famoso y tener la vida solucionada, pasa a un segundo plano. Y si lo que dice Muguruza es cierto, igual los deportistas y, sobre todo, las deportistas, no son tan felices como podríamos pensar.

Para los que nos dedicamos a trabajar con deportistas jóvenes, tener en nuestra mano esta información es importantísimo. Creo que estas conclusiones tienen que marcar el rumbo de nuestros objetivos, y de cómo enfocamos el deporte. Sabemos que el porcentaje de deportistas que consiguen llegar a vivir del deporte es escasísimo, y ahora también sabemos que aun consiguiéndolo, muchos de estos deportistas difícilmente van a ser felices si no son capaces de mantener un equilibrio con otros aspectos de la vida como sus relaciones personales. El deporte es un magnífico medio para relacionarse y para establecer vínculos sociales, de hecho estoy seguro de que todos los que estéis leyendo esto habréis conocido a algunos de vuestros mejores amigos gracias al deporte. Por tanto, si sabemos que el tener una buenas relaciones es la clave para ser felices y tener una vida satisfactoria, y sabemos que el deporte es una de las mejores herramientas para relacionarnos, parece razonable que uno de nuestros principales objetivos tenga que ser transmitirlo a nuestros hijos/alumnos, y proporcionarles un entorno deportivo adecuado para fomentar esas relaciones.

En definitiva, hagamos conscientes a los chicos de que ser rico y famoso, o de que estar delante de una pantalla no les va a dar la felicidad, y utilicemos las posibilidades que nos proporciona el deporte para que nuestros chicos, independientemente del nivel que lleguen a alcanzar, hayan conseguido un buen puñado de amigos de verdad. Por tanto, seamos conscientes de que el que está en frente de nuestro hijo/alumno compitiendo contra él, puede llegar a ser uno de esos amigos que le van a hacer más feliz en el futuro, y no alguien al que hay que ganar a toda costa. Si no hacemos esto, estaremos fomentando desde la base eso de lo que habla Muguruza, llenando las competiciones deportivas de niños infelices odiándose entre sí.

A continuación os dejo la charla de Robert Waldinger  

https://embed-ssl.ted.com/talks/lang/es/robert_waldinger_what_makes_a_good_life_lessons_from_the_longest_study_on_happiness.html

comentarios
  1. David Guillén dice:

    Estoy seguro que es más una puesta en escena que una realidad, las palabras de Garbiñe. Pues un tiempo así se puede soportar pero toda la carrera deportiva no, digo yo…
    Artículo interesante y buen mensaje Rafa!.
    Un saludo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s