Si no queremos jóvenes drogadictos, ¡pongámoslos a hacer deporte!

Publicado: 25 octubre, 2015 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , ,

Ayer pasé la tarde del sábado viendo como algunos de los chicos y chicas de mi club, jugaban una competición amistosa junto a compañeros de un club cercano. Mientras jugaban estuve hablando con las madres de dos niñas que este año han empezado a entrenar con nosotros. Me contaban lo contentas que estaban de que sus hijas estuvieran enganchadas al tenis, y de lo importante que podía llegar a ser practicar un deporte a ciertas edades porque: “mientras hacen deporte no están en otros sitios”, decía una de ellas. Sin duda, esta es una de las frases típicas que todos hemos utilizado o hemos oído, haciendo referencia a que el deporte puede ayudar a evitar que los niños y adolescentes se involucren en entornos donde sea frecuente el consumo de alcohol, tabaco o drogas ilegales. Pues bien, después de la conversación empecé a darle vueltas preguntándome, parece obvio que esto es así pero ¿realmente es así?, ¿los chicos que practican deporte consumen menos alcohol, tabaco o drogas?

En el año 2010, Nadra Lisha y Steve Sussman, dos investigadores de la Universidad de California, publicaron los resultados de un estudio en el que se preguntaron precisamente eso, qué relación existía entre la práctica deportiva y el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilegales, en chicos y chicas de entre 13 y 24 años. Para ello, revisaron los estudios que se habían llevado a cabo previamente, y seleccionaron un total de 34 que se ajustaban a la pregunta que querían investigar.

tabaco

Respecto al consumo de alcohol, al contrario de lo que cabría esperar, la mayoría de estudios ha relacionado positivamente la práctica deportiva con el consumo de alcohol, es decir, los chicos y chicas que practican deporte son más propensos al consumo de alcohol. Parece que el hecho de que los deportistas sean, normalmente, más competitivos les puede llevar a querer demostrar que son capaces de beber más que sus amigos o compañeros. Además, el formar parte de un equipo y no sentirse excluido si algunos compañeros beben, o utilizar el alcohol como una vía de escape ante el stress de la competición, pueden ser algunas de las razones que expliquen esta relación positiva entre deporte y consumo alcohol. Sin embargo, en un estudio reciente llevado a cabo por el grupo del profesor Ruiz-Juan, se ha demostrado que aunque los deportistas adultos consumen más alcohol de manera habitual o esporádica, las personas sedentarias o las que han abandonado la práctica deportiva tienen el doble de probabilidad de tener un consumo de alcohol de alto riesgo. Es decir, que aunque en deportistas es más frecuente el consumo de alcohol, son las personas sedentarias las que con mayor frecuencia consumen cantidades de alcohol que ponen en riesgo su salud.

En cuanto al consumo de tabaco, casi todos los estudios coinciden en que los jóvenes deportistas son menos propensos a fumar. Por tanto, la práctica deportiva puede ser un buen recurso para evitar el consumo de tabaco en los jóvenes. El hecho de que los jóvenes deportistas perciban el tabaco como un factor de riesgo para su salud, que tiene efectos negativos inmediatos en el rendimiento deportivo, y que no está tan extendido como el consumo de alcohol en los eventos deportivos, son algunos de los motivos que pueden explicar esta relación negativa entre la práctica deportiva y el consumo de tabaco.

Finalmente, por lo que respecta al consumo de drogas ilegales, la mayoría de estudios están de acuerdo en que, nuevamente, el consumo de drogas ilegales, es mucho menor en jóvenes que practican deporte que en jóvenes sedentarios. Por lo que, tal y como ocurre con el tabaco, el deporte es un factor importante a tener en cuenta para la prevención del consumo de drogas ilegales. De nuevo, las consecuencias negativas inmediatas del consumo de drogas sobre el rendimiento deportivo, junto al hecho de sentir que están haciendo algo que va contra las normas y su propia salud, hacen que los deportistas sean más reacios a consumir este tipo de sustancias.
Teniendo sobre la mesa todos estos datos, ahora sí que podemos decir con mayor seguridad que si nuestros chic@s practican deporte, van a tener menos probabilidades de consumir tabaco y drogas, y aunque haya más probabilidad de que tomen alcohol será en cantidades que no supongan un riesgo para su salud. Así que ya sabéis, si no queremos jóvenes drogadictos, ¡pongámoslos a hacer deporte!

En el vídeo podemos ver un caso real de como el deporte, además de prevenir, puede ser una herramienta de reinserción e integración.

comentarios
  1. cristina dice:

    Bueno…. no siempre se cumple el caso de hacer deporte=actitudes sanas.. Hay muchos deportistas que por diferentes motivos, se enganchan a las drogas. También algún que otro tenista que fuma como un carretero..( de esto me he enterado esta misma tarde). Yo pienso que los buenos hábitos a nivel familiar, junto con una disciplina ( en este caso, el deporte) van a ayudar que que cuando los chic@s crezcan y salgan por ahí, sigan manteniendo las buenas costumbres……

    Me gusta

    • Rafa dice:

      Hola Cristina,

      Es evidente que existen casos contrarios, pero estudios como el que referencio en el artículo nos indican que se puede establece una relación significativa (es decir, en la mayoría de los casos) entre la práctica deportiva y el consumo de alcohol, tabaco y drogas.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s