Si queremos más niñas haciendo deporte, enseñémoslas a fracasar

Publicado: 6 septiembre, 2015 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

Son innegables los avances que la sociedad ha experimentado en materia de igualdad entre hombres y mujeres, sin embargo, tampoco se puede negar que en multitud de ámbitos existen obstáculos que impiden que esta igualdad sea real. El deporte es un claro ejemplo donde se ha podido ver a lo largo de estos años el avance de la mujer, pero también de que aún queda un largo camino por recorrer. Existen multitud de factores que provocan que el papel de la mujer en el deporte aun no sea tan relevante como nos gustaría, y por desgracia, muchos de estos factores se escapan de nuestro radio de acción como entrenadores, padres o formadores. Sin embargo, no podemos ser ajenos a aquellos que dependen de nosotros, por ello, hoy quiero hablar de un aspecto que creo que es clave, la tolerancia al error o el fracaso. Es evidente que esta tolerancia al error es un aspecto importante tanto para los niños como para las niñas, pero como ahora veremos, la respuesta entre chicos y chicas no es la misma, y en ellas parece que la relevancia es aún mayor.

Uno de los aspectos que diferencia a las niñas respecto de los niños es que éstas suelen atribuir los errores a una falta de habilidad, mientras que los niños los atribuyen a circunstancias más controlables y temporales. Esto parece que puede venir provocado por los mismos educadores, ya que diferentes estudios han demostrado que a las niñas se les suelen corregir errores relacionados con sus capacidades, mientras que a los niños se les corrige más su conducta. El principal problema de esto es que la capacidad o la habilidad se consideran aspectos mucho más estables y poco modificables, mientras que las conductas son algo temporal que sí se puede modificar y que depende de uno mismo. En este sentido, los estereotipos en el deporte nos ayudan muy poco, ya que en multitud de ocasiones se utiliza el estereotipo de que las niñas son menos hábiles que los niños, por tanto, cuando ellas no rinden al máximo no necesitan esforzarse más porque simplemente están confirmando lo que ya se les transmite, que no son tan hábiles y tienen menos capacidad.

Otro aspecto importante que parece que presenta diferencias entre niños y niñas es la motivación. En algunos artículos anteriores ya hablé sobre la motivación intrínseca, que es aquella que nos lleva a hacer algo por el simple hecho de disfrutar de la experiencia, y no por la posible recompensa que podamos obtener. Uno de los pilares fundamentales de la motivación intrínseca es la autonomía. Cuando hacemos algo por nosotros mismos de forma libre y autónoma, nuestra motivación intrínseca es mayor que cuando dependemos de alguien o ese alguien está controlándonos. Pues bien, según los profesores Deci y Ryan, dos de los mayores expertos en el estudio de la motivación, las niñas son mucho más propensas a sentir amenazada su autonomía y su motivación. Parece que existen muchos aspectos en la educación de las niñas desde que son pequeñas, que las llevan a intentar complacer a otros y a preocuparse más por la opinión de maestros, entrenadores o padres, lo que provoca que sean mucho más sensibles a sentirse controladas. Además, estos expertos señalan que la preocupación por complacer, en nuestro caso al entrenador o padres, puede provocar que obtengan peores resultados cuando elogiamos sus capacidades, ya que se sienten presionadas a mantener un alto nivel de rendimiento.

carolina marin Carolina Marin, ejemplo de deportista con una alta resiliencia (capacidad para superar las adversidades)

Por lo que respecta a los elogios, algunos estudios han demostrado como alabar características como la inteligencia o la capacidad, disminuyen la motivación intrínseca, sobre todo en las niñas. Además, también se ha comprobado como en situaciones de éxito los niños se sentían mejor recibiendo elogios sobre sus habilidades, mientras que las niñas preferían que se elogiara su esfuerzo. Estos estudios nos llevan a pensar que, en general, utilizar información que refuerce el buen rendimiento (“Has jugado muy bien este partido”), en lugar de hacer una interpretación o generalizar (“Eres muy buena”) va a aumentar la motivación intrínseca de las niñas. Además, reforzar el esfuerzo (“Te has esforzado mucho en este partido”) más que el rendimiento o la habilidad, va a aumentar la motivación intrínseca, tanto de los niños como de las niñas, pero especialmente de ellas.

En resumen, saber fracasar y cometer errores es un aspecto más que se puede entrenar, por lo que es esencial permitir a las niñas que fallen y que cometan errores para que aprendan a manejar situaciones negativas que les ayuden a mejorar su autoconfianza y resiliencia en este tipo de situaciones. Los entrenadores y padres tenemos que intentar eliminar los estereotipos y recordarles que las capacidades siempre son susceptibles de mejora a través del esfuerzo. Por tanto, debemos intentar que la información que transmitamos se centre principalmente en el esfuerzo y el trabajo, más que en las habilidades o capacidades. Además debemos dejarles el espacio necesario para que no se sientan constantemente evaluadas y, de esta forma, facilitar su autonomía.

El siguiente vídeo muestra claramente hasta qué punto aun tenemos presentes ciertos estereotipos

 

(Fuente: Time.Why failure hits girls so hard)

comentarios
  1. antonio dice:

    Interesante artículo y muy esclarecedor! Me viene como anillo al dedo. Ya que eso mismo me esta pasando con una alumna que todo el mundo le ha repetido lo buena jugadora que es. En estos momentos pasa por una bajada de rendimiento ( normal y muy frecuente etapa). Todo lo falla y su motivación está en el suelo.

    Ahora que conozco el diagnostico de la situación creo que podré manejar la situación con mayor resultado que hasta ahora.
    Agradecido!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s