¿En qué espejos se miran nuestros alumnos?

Publicado: 9 agosto, 2015 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

En el año 1996, un grupo de investigadores italianos dirigidos por el profesor Rizzolatti, estaban realizando un estudio en el que registraban la actividad eléctrica cerebral en simios mientras agarraban diferentes objetos. En un momento dado, hubo algo que les desconcertó, descubrieron que ciertos grupos de neuronas se activaban sin que el mono realizase ningún tipo de movimiento. Tras varias comprobaciones se dieron cuenta que existían una serie de neuronas que se activaban igual cuando el mono agarraba un objeto, que cuando veía a otro mono agarrar el objeto. Acababan de descubrir las neuronas espejo.

Posteriormente, se ha demostrado que este tipo de neuronas también están presentes en el cerebro humano, y que del mismo modo, se activan cuando realizamos una determinada acción, pero también cuando vemos a otra persona realizando una acción similar. Las neuronas espejo son esenciales para el aprendizaje de habilidades por imitación, así como, para entender acciones, intenciones o emociones de otras personas.

NEURONAS ESPEJO Y APRENDIZAJE MOTOR

Como acabamos de ver, estas neuronas tienen un papel muy relevante a la hora de aprender o modificar acciones motoras, ya que por el simple hecho de observar a otro deportista realizando un determinado gesto o acción, se van a activar los mismos circuitos neuronales que se activarían si el observador realizara ese gesto o acción. Es decir, que cualquiera de nuestros alumnos, cuando vea jugar a otros jugadores o a nosotros mismos, en su cerebro se estarán activando los mismos circuitos neuronales que si estuviera jugando él mismo, aunque estas señales se bloqueen antes de llegar a los músculos y no haya movimiento.

El llamado aprendizaje vicario o por imitación, es la forma natural de aprendizaje desde que nacemos, de hecho, pocas horas después de nacer, un niño ya es capaz de imitar los gestos de su madre, por ejemplo, sacar la lengua. Aunque se creía que dicho aprendizaje se producía por memorizar los gestos o movimientos observados, los estudios en torno a las neuronas espejo han permitido descubrir que el aprendizaje se produce porque el cerebro entiende como propios dichos movimientos, no por memorización.

Aunque tanto en el área del entrenamiento mental como en la del entrenamiento técnico-táctico, desde hace muchos años, se han utilizado técnicas relacionadas con la visualización y el análisis mediante vídeo, estudios recientes relacionados con las neuronas espejo nos permiten tener en cuenta algunas variables que pueden hacer mucho más eficientes este tipo de técnicas de entrenamiento.

Un aspecto que determina en gran medida el nivel de activación de las neuronas espejo es la familiarización con el movimiento o la actividad que se está observando, es decir, el nivel de activación de las neuronas espejo de una persona que juegue a tenis y vea a un partido de tenis, será mucho mayor que el de una persona que nunca haya jugado a tenis. Además, observar las acciones dentro de un contexto hace que se activen muchas más neuronas que si observamos una acción en la que no tenemos claros los objetivos de ésta. En un estudio llevado a cabo por el profesor Calvo-Merino, bailarines de ballet, expertos en capoeira y personas sin experiencia en la danza, observaron diferentes acciones de ballet y capoeira. El estudio mostró como la actividad neuronal de los bailarines expertos fue mucho mayor que la de los inexpertos, pero solo cuando visualizaron movimientos de su propia disciplina. Por tanto, las neuronas espejo van a ser mucho más determinantes para el desarrollo o mejora de una habilidad dentro de un contexto que resulte familiar, que para el aprendizaje inicial una habilidad en la que no se tenga ningún tipo de experiencia.

Otra variable con gran influencia en la activación neuronal es la identificación con el deportista. Para demostrarlo, el investigador Shimada se realizó un estudio en el que aficionados al béisbol observaban acciones de un partido, y tenían que apoyar al bateador o al lanzador. El estudio mostró como la activación neuronal de los que apoyaban al bateador era significativamente mayor cuando éste era eliminado que cuando conseguía un batazo. Sin embargo, esta diferencia no aparecía en los aficionados que apoyaban al lanzador. Esto demuestra que las neuronas espejo no se limitan a copiar el modelo visualizado, sino que procesan la información. Por tanto, cuanto mayor sea la identificación de nuestros alumnos con el modelo que visualicen, mucho mayor será la activación neuronal.

Espejo

NEURONAS ESPEJO Y EMOCIONES

Las neuronas espejo son las responsables de la empatía, nos permiten comprender las intenciones, ponernos en el lugar de otros, leer sus pensamientos o conocer sus sentimientos y deseos. Al igual que ocurría con el movimiento, estas neuronas hacen que sintamos los estados emocionales de los demás como si fueran propios. Intentad recordar cuando habéis visto a alguien darse un golpe muy doloroso, seguro que vuestra reacción y vuestros gestos fueron muy parecidos a si os hubierais pegado el golpe vosotros mismos.

Esta “conexión emocional” con los demás fue demostrada en un estudio en el cual diferentes personas tenían que observar imágenes de caras de otras personas alegres o neutras, indicándoles que no podían realizar ningún gesto al verlas. Cada imagen se mostraba únicamente 40 milisegundos, y aunque parecía que efectivamente nadie realizaba ningún gesto, a través de unos sensores que tenían implantados para medir la tensión de la musculatura facial, se observó cómo cada vez que aparecía una cara alegre, todos los observadores sonreían aunque de forma imperceptible a simple vista. Esto demuestra que, aunque sí podemos suprimir la imitación de los movimientos cuando vemos a alguien realizarlos, el control de las emociones se escapa a nuestro sistema voluntario, y queramos o no, los sentimientos de los demás nos van a afectar a nosotros mismos.

Al igual que ocurre con el movimiento, existen diferentes variables que pueden influir en una mayor o menos activación neuronal en lo que a emociones se refiere. En este caso juega un papel fundamental la identificación con la otra persona, es decir, la activación será mucho mayor cuando veamos alegre o triste a un amigo o familiar, que a un desconocido. Por tanto, imaginad el nivel de identificación que pueden tener nuestros alumnos con nosotros mismos en el deporte, y por tanto, la gran influencia que puede tener nuestro propio comportamiento en sus emociones.

Nuestras propias emociones y nuestra forma de actuar van a ser determinante en el clima motivacional que se cree en los entrenamientos. Difícilmente podremos crear un clima orientado al esfuerzo, a la disciplina o al compromiso, si nosotros mismos no mostramos que nos esforzamos, somos personas disciplinadas o comprometidas con ellos. Queramos o no, como hemos podido ver, existe una conexión más o menos consciente entre nosotros y nuestros alumnos, que va a hacer que seamos el espejo en el que se miran, y por tanto, tenemos una gran responsabilidad en nuestra forma de actuar con ellos que trasciende más allá de la propia enseñanza del deporte.

En el siguiente vídeo podéis ver un como engañan a nuestro cerebro a través de las neuronas espejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s